Full-Width Image

Web Content Display

Capital Humano

La calidad de la fuerza laboral de nuestra región es crucial para sostener la prosperidad económica. Cada vez más, el crecimiento del empleo depende de la disponibilidad de trabajadores calificados con una buena educación para industrias basadas en conocimientos. Podemos obtener una ventaja significativa si nos aseguramos que las empresas y los residentes de aquí tengan la destreza necesaria para competir con otros centros económicos.

Web Content Display

Proporcionar oportunidades equitativas para obtener la destreza crítica necesaria, es uno de los más complicados desafíos de nuestra región. Disparidades en los niveles educativos, de salud y otras medidas — a menudo basadas en niveles de ingresos, raza u origen étnico — ponen la economía de toda la región en riesgo.

Desarrollar una Fuerza Laboral Calificada
Más de la mitad de nuestra bolsa de trabajo continuará teniendo posiciones de trabajo de destreza mediana que requieren más que un diploma de secundaria (high school) pero menos que una educación universitaria de cuatro años. Residentes sin una educación adecuada lucharán por encontrar empleo productivo, lo que podría quebrantar nuestro futuro económico.

Los programas de desarrollo de la fuerza laboral están diseñados para ayudar a los trabajadores que necesitan adquirir destreza y habilidades de valor comercial para ellos; pero el sistema necesita mejorar para satisfacer las necesidades de los trabajadores y también de los empresarios. Muy a menudo, el sistema es difícil de navegar para los trabajadores y no logra satisfacer las necesidades de las empresas. Para prosperar, mientras que la economía mundial se recupera, nuestra región debe ayudar a los trabajadores en todos los niveles de educación y de destreza para que tengan éxito. Nuestros programas de fuerza laboral tienen un gran potencial que podría aprovecharse, comenzando con una mejor coordinación entre organismos de capacitación.

Innovando para un Futuro Próspero
Nuestra prosperidad a largo plazo también depende de la capacidad de nuestra región y de que su comunidad empresarial se adapte cuando circunstancias nuevas requieren soluciones creativas. Aunque la innovación económica deba proceder principalmente del sector privado, el gobierno tiene un importante papel de apoyo. Con nuestras excelentes universidades y laboratorios, la región debe hacer algo más para conectar a los investigadores con las empresas.

Las inversiones estratégicas en el sector público deben orientarse a movilizar capital privado de riesgo, poniendo énfasis en grupos especializados de industrias fuertes que generen buenos empleos e impulsen la innovación en nuestra región. Incluso, cuando compiten entre sí, empresas de estas agrupaciones deben colaborar entre sí mismas para competir con otras regiones del mundo. Debemos concentrar nuestros esfuerzos detrás de esas agrupaciones para ayudar a garantizar que nuestra fuerza laboral cubra las necesidades de estas industrias.

Loading more updates...